El poder de la gratitud

Ser agradecido es una virtud de la cual no todos disfrutan hoy en día, mira cómo está el mundo y entenderás por qué. Lo que hoy está viviendo el mundo es un reflejo de nuestra ingratitud hacia lo divino, hacia la naturaleza, hacia nosotros mismos, entre otros, no hay que ser muy sabio para entender que el ser humano se sumerge cada vez más en un sueño profundo de la conciencia.

Si todos lográramos desarrollar la gratitud y aplicarla diariamente, la vida en la tierra sería diferente, gozaríamos de armonía y cuidaríamos más nuestras acciones, pero no es así, nos cuesta ser agradecidos porque hemos dejado que el egoísmo nos consuma, lo que nos puede llevar a la crueldad.

La gratitud trae consigo una pizca de magia, cuando agradecemos por todo, por lo que tenemos y lo que no, por lo que llega a nuestras vidas, lo que sale y por las personas que están con nosotros, las cosas cambian. Cuando damos las gracias a la madre naturaleza por otorgarnos a sus hijos, estos con la bondad que los caracterizan nos brindan mejores beneficios, pues la naturaleza nos enseña la prueba más grande de amor que pueda existir, aunque la maltratemos ella nos sigue dando parte de sí para contribuir con nuestro bienestar.

Ser agradecido te suaviza lo más profundo de tu ser, además te permite alcanzar la sabiduría con la que lograrás extraer la sapiencia de cualquier evento o experiencia vivida. Cuando se es agradecido entiendes que todo lo que es ahora te brinda la oportunidad de cambiar, pero como los procesos, irá transformándose de acuerdo a lo que tu alma necesite aprender.

Sé agradecido con la vida, conéctate con lo divino que habita en ti y retribuye a la naturaleza la generosidad y la bondad con la que te sirve, verás que muchas cosas a tu alrededor cambiarán.

Autor entrada: positiadmin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *